29 de Enero de 2022

Guadalinfo está participado por las siguientes entidades:

  • Logotipo del Fondo Social Europeo
  • Logotipo de la Junta de Andalucía
  • Logotipo de la Diputación de Almería
  • Logotipo de la Diputación de Cádiz
  • Logotipo de la Diputación de Córdoba
  • Logotipo de la Diputación de Huelva
  • Logotipo de la Diputación de Granada
  • Logotipo de la Diputación de Jaén
  • Logotipo de la Diputación de Málaga
  • Logotipo de la Diputación de Sevilla
> MENU DE NAVEGACIÓN
< CERRAR

Cómo presentarte en menos de dos minutos

5/11/2021

Hay varias situaciones en las que tenemos que presentarnos o presentar un proyecto o propuesta en poco tiempo. Enfrentarse a una audiencia y hablar en público no es fácil y menos si contamos con tiempo limitado pero hay técnicas para que no nos pille por sorpresa. Veamos las claves para presentarnos y decir todo lo que tenemos que decir en menos de dos minutos.

Seguro que alguna vez has oído hablar del elevator pitch, básicamente hace referencia a cómo presentar una idea en el tiempo medio que tarda en subir un ascensor. Es por esto por lo que esta presentación tiene que durar entre 45 segundos y dos minutos, siempre menos de tres.

Aunque se habla mucho de esta técnica en relación a la presentación de un negocios lo cierto es que es igual de útil y usada en presentaciones personales y puedes aplicarlo en la creación de discursos sobre tu marca personal.

Algunas situaciones en las que usar una presentación breve:

  • Presentación en una entrevista de trabajo: Si has trabajado tu presentación podrás responder con mayor seguridad a algunas de las preguntas con las que más nos quedamos en blanco en una entrevista de trabajo.
  • Presentación en actividades de networking: Cada vez vemos más este formato, las ferias de empleo suelen incluir actividades como citas rápidas (speed dating) para poner en contacto a profesionales y empresas, en las que tienes que presentarte en cada cita.
  • Presentarse en reuniones de equipo: Solo tenemos una oportunidad para causar una buena impresión, una buena presentación te ayudará a crear la imagen que quieres desde el primer momento entre tus compañeros de trabajo.
  • Inicio de acciones formativas de grupos reducidos: hoy en día el reciclaje profesional es imprescindible y no hay formación en la que no nos toque presentarnos.
  • Aunque está pensado para ser hablado esta presentación breve puede servirnos para preparar nuestros ‘acerca de…’ de LinkedIn y otras redes sociales, dossieres y otras referencias en webs o eventos corporativos.

Algunas claves para preparar tú presentación

  • Tienes que conocerte mejor que nadie. Antes de sentarte a resumir pon en práctica algunas técnicas de autoconocimiento: entrevista personal, DAFO, cronograma o línea del tiempo… Identifica los puntos fuertes y débiles de tu curriculo o trayectoria profesional; así como tu propuesta de valor, la que responde a esa temida pregunta de por qué una empresa debe escogerte a ti frente a otros candidatos, por ejemplo.
  • Escríbela y practícala: escribir la presentación te ayudará a estructurar la información; cuando la tengas, practícala en voz alta pero no la recites de memoria, cuando la pongas en práctica debe parecer natural y fluida.
  • Selecciona la información y adapta el discurso en función del objetivo de la comunicación y la situación en la que te encuentres. No vas a poder decirlo todo, recuerda que no se trata de decir muchas cosas muy rápido, sino de causar buena impresión y una imagen general de tu perfil profesional.
  • Estructura bien la información, a continuación dejamos una sugerencia con el contenido mínimo que debe tener este presentación. Hay que ser claro y conciso.
  • Si la ocasión lo permite, aprovecha la situación para entregar tu tarjeta de visita personal con tus datos de contacto.

Guion con el contenido mínimo de una presentación personal

  • Nombre y primer apellido
  • Perfil profesional: Recuerda, el perfil profesional no es tu titulación, es la ocupación profesional en la que te desarrollas
  • Resumen de la formación y la experiencia: No se trata de enumerar todos los títulos y trabajos (para eso está el CV) sino de destacar tus logros profesionales.
  • Ventaja competitiva: cuáles son tus valores y objetivos profesionales, cuales son tus fortaleza o qué te define y diferencia como trabajador. Aquí es donde debes ‘venderte’ como lo haría una abuela.
  • Expectativas: por qué estás ahí, qué vas a aportar a la empresa, al equipo, al proyecto, qué problema le resuelves a tu interlocutor.
  • Llamada a la acción: que esperas obtener de la conversación, el objetivo depende de la situación: una nueva reunión, una llamada, seguir en contacto…

Aunque parezca una obviedad, no olvides saludar, despedirte y dar las gracias.

Dos minutos pueden parecerte mucho o poco tiempo, depende de cómo lo uses, ¡aprovéchalos para mostrar tu mejor versión!

Los comentarios están cerrados.