> MENU DE NAVEGACIÓN
< CERRAR

Los medios se vuelven sociales

1/10/2009

No es ninguna sorpresa que la irrupción de la web 2.0 ha supuesto un cambio radical en muchos aspectos de lo que hasta hace bien poco se consideraba “normal” en el funcionamiento de la vida diaria. Pero en los medios de comunicación, si cabe, la llegada de estas herramientas ha supuesto una revolución mayor aún. O, mejor dicho, lo está suponiendo y lo va a suponer, porque las novedades y los cambios de estrategia se suceden cada día, en un proceso de adaptación constante.

La experiencia de leer un periódico de papel hoy en día se antoja incompleta de cara al lector medio, en vista de las posibilidades que ofrecen las ediciones digitales de las principales cabeceras en Internet. Y ya no se trata sólo de acompañar a las informaciones de texto con vídeos o cortes de voz, sino de cambiar la relación entre periodistas y consumidores de información. Ya no se trata de emitir mensajes en una única dirección ni de ser los portavoces únicos de una opinión. Desde hace tiempo los lectores ya podían aportar sus propios comentarios a las noticias o mandar a las redacciones sus fotos y vídeos caseros grabados con su teléfono móvil. Incluso convertirse en “periodistas ciudadanos” con secciones específicas, que tuvieron distinta suerte en función del medio.

newspaper

Pero las redes sociales, y muy especialmente Twitter, han venido a darle una completa vuelta de tuerca a esta situación, modificando de la noche a la mañana algunas mecánicas del entorno periodístico. Ahora el boca a boca se ha sustituido por el “retweet”, los propios redactores interactúan con los lectores a través de su cuenta en Twitter y los profesionales intercambian enlaces y opiniones. Incluso los propios medios tienen perfiles propios desde los que mandan periódicamente sus titulares más relevantes a sus “followers”, como una alternativa a las suscripciones por RSS.

Es innegable que Twitter está de moda y está creando escuela como canal comunicativo propio, complementando a otros anteriores como el correo electrónico, los blogs o el teléfono. Últimamente algunos medios están intentando aplicar estas reglas en sus propios entornos, con redes sociales propias, con las que buscan crear una comunidad fiel de lectores que comenten las noticias, las compartan en otras redes y hagan sus aportaciones. Algunos ejemplos recientes son Utoi, la nueva herramienta de Soitu, y la red social de Sur.es, el diario malagueño de Vocento.

Está por ver aún si estas experiencias pioneras se acabarán consolidando o si Twitter, el pez gordo, se acabará comiendo a los peces chicos que están naciendo en los últimos meses. Muchos implementan algunas mejoras y distintas funcionalidades ausentes en Twitter, pero para lograr una comunidad de usuarios participativa y activa hay que salvar un importante escollo: conseguir que esos ‘tuiteros’ migren o, al menos, se acostumbren a utilizar al mismo tiempo más de una herramienta con fines similares. El tiempo acaba dando y quitando la razón a unos y otros, y en estos casos suele bastar con estar a la espera unos pocos meses. La rapidez con la que evolucionan los entornos en la era de la web 2.0 es tan vertiginosa que apenas cabe espacio para la reflexión sosegada. Más bien, para construir sobre la marcha y fiarse de la intuición y el buen olfato.

Algunos de estos temas centrarán el debate en el próximo Evento Blog Euskadi 5.0, que contará con la presencia de algunos de los periodistas más activos en la web social, y que mejor saben hacia dónde van los tiros hoy por hoy. Y todo ello en un momento en el que el modelo de negocio de las empresas de comunicación está en pleno debate. Son momentos de agitación y cambio, provocados inevitablemente por el cambio tecnológico que supone la universalización de Internet.

Deja tu comentario