26 de Marzo de 2017

Guadalinfo está participado por las siguientes entidades:

  • Logotipo del Fondo Social Europeo
  • Logotipo de la Junta de Andalucía
  • Logotipo de la Diputación de Almería
  • Logotipo de la Diputación de Cádiz
  • Logotipo de la Diputación de Córdoba
  • Logotipo de la Diputación de Huelva
  • Logotipo de la Diputación de Granada
  • Logotipo de la Diputación de Jaén
  • Logotipo de la Diputación de Málaga
  • Logotipo de la Diputación de Sevilla
> MENU DE NAVEGACIÓN
< CERRAR

Cómo escribir bien para la web

17/06/2016

escribir postProbablemente has escuchado cómo el blogging es de suma importancia para el éxito online. Sin él, tu SEO será difícil de crear, no tendrás nada propio para compartir en redes sociales, no tendrás ninguna influencia, y tendrás un menor número de páginas para poner esas valiosas llamadas a la acción que generan tráfico ¿Hace falta decir más?

Entonces ¿Por qué es fácil encontrar una larga lista de excusas para no escribir? Tal vez porque, a menos que seas una de las pocas personas que realmente tiene talento para la escritura, el negocio de los blogs-tipo es un fracaso. ¿Cómo empezamos entonces? Aquí van los consejos de la #GuíaGuadalinfo:

  • Entiende a tu audiencia. Antes de empezar a escribir, debes tener una comprensión clara de tu público objetivo. ¿Qué quieren saber? Considera lo que sabes acerca de tu audiencia y sus intereses mientras piensas en un tema para la entrada en el blog.
  • Comienza por el tema. Antes de escribir cualquier cosa, hay que escoger un tema. Puede ser algo bastante general para empezar. Piensa en distintas maneras de abordarlo para ayudar a enfocar la escritura: ¿Será genérico o concreto? A medida que pienses más en él irán surgiendo más contenidos para escribir.
  • Escribe una introducción (a ser posible que enganche). En primer lugar, captar la atención del lector. Si pierdes al lector en los primeros párrafos – o incluso frases – de la introducción, van a dejar de leer antes de lo que imaginas. Puedes hacer esto de varias maneras: contar una historia o una broma, ser empático, o agarrar al lector con un hecho o dato interesante.

A continuación, describe el propósito del post y explica cómo se va a resolver un problema que el lector puede estar teniendo. Esto le dará al lector una razón para seguir leyendo y darles una conexión con la forma en la que les ayudará a mejorar su trabajo / vida.

  • Organiza tu contenido. A veces, las entradas del blog pueden tener una cantidad abrumadora de información. El truco consiste en organizar la información para que los lectores no se sienten intimidados por la longitud o la cantidad de contenido. La organización puede adoptar múltiples formas – secciones, listas, consejos, lo que sea más apropiado-, pero siempre debe ser algo organizado.
  • Escribe. El siguiente paso – que no el último – es escribir el contenido. Ahora que tienes tu tema estás listo para llenar los espacios en blanco. Utiliza un esquema como guía y asegúrate de ampliarlo en todos sus puntos, según sea necesario. Escribe sobre lo que ya conoces, y si es necesario, haz una investigación adicional para reunir más información, ejemplos y datos para respaldar tus argumentos,pero nunca olvides proporcionar la debida atribución al incorporar fuentes externas.
  • Editar y corregir. El proceso de edición es una parte importante de los blogs. No te quedes con dudas y consulta la gramática y la ortografía antes de publicar cualquier cosa.
  • Inserta una llamada a la acción al final. Este es un recurso del que puedes abusar. Al final de cada entrada del blog pídele al lector lo que quieres que haga a continuación: suscribirse al blog, descargar algo, registrarse para un evento, leer un artículo relacionado, etc. Si ha llegado hasta ahí es porque el contenido le ha interesado de verdad ¿por qué entonces no sugerirle que debe hacer?
  • Optimiza el SEO. Después de terminar de escribir hay que volver atrás y optimizar el mensaje para las posibles búsquedas.No te obsesiones con el número de palabras clave a incluir. Si existe la posibilidad de incorporarlas y no afectan a la experiencia de lectura, inclúyelas. Si puedes hacer la URL más corta y con más palabras clave ¿por qué renunciar? Pero, recuerda no ser arbitrario metiendo palabras clave, Google es más inteligente de lo que crees.
  • Elige un título atractivo. Por último, pero no menos importante, es el momento para arreglar el título elegido. Por suerte, tenemos una fórmula simple para escribir títulos que atraerán la atención: que sea preciso, atractivo, breve y claro. Ten siempre presente que la práctica y la constancia te harán mejorar y además medir la respuesta que consigas te podrá reorientar sobre los temas que hayas elegido: insiste con los que más visitas obtengan y descarta el resto.

Deja tu comentario

*