Miguel Raimilla, director de Telecentre.org.

Miguel Raimilla, director de Telecentre.org.

Innovar es reinventar las recetas. O más o menos eso. Fue lo que intentó explicar Miguel Raimilla, director general de Telecentre.org, a los asistentes a su conferencia en el Encuentro de Dinamizadores de la Red Guadalinfo.

Para ilustrarlo, se refirió a la cocina. “Mi mujer siempre sigue las recetas, así que cuando cocina ella ya sabemos cuál es el resultado. A mí, en cambio, me cuesta trabajo seguir las recetas, así que cuando cocino yo, no sabemos qué va a pasar”.

Antes de entrar en materia, Raimilla dio una explicación de los telecentros y de sus restos: entre ellos, garantizar la sostenibilidad.

Para qué sirven los telecentros

Un telecentro es la venta al conocimiento participativo y un agente desarrollador de oportunidades, explicó Raimilla. Un telecentro es un lugar donde la gente debe ir a ‘cocinar’.

Que también habló de manipulación bien entendida. Los telecentros debe posicionarse siempre como líderes del intercambio participativo de conocimientos y portunidades, porque son la ventana, donde están los líderes de la comunidad. “Es importante ejercer ese liderazgo de manera responsable pero teniendo en cuenta la meta”, dijo.

Generar espacios cotidianos y habituales para intercambiar experiencias, no sólo en cuentros como Más Digital, que son caros, es muy importante.
Para saber si tenemos futuro, es importante saber por qué hacemos lo que hacemos. Raimilla animó a los dinamizadores a plantearse por qué hacen lo que hacen. Para él, si los dinamizadores de la Red están realmentes implicados en el cambio, lo conseguirán. Si no lo están, es mejor que dejen su lugar a auténticos dinamizadores.

Para Raimilla, un dinamizador debe ayudar a que otros vean lo que aún no pueden ver, deben proponer nuevos caminos y ser maestros de la anticipación de las necesidades de los usuarios.

Preguntas del auditorio:

¿Cómo considera el modelo económico de los telecentros, como cobrar por el servicio a los usuarios, siendo un servicio público?

Raimilla: No veo ningún problema en la competencia. De hecho debería ser un estímulo. Me parece que por razones obvias, hay ciertas organizaciones académicas que no tienen capacidad para entregar conocimiento a comunidades rurales. No se puede. A veces esa cosa tan simple no es tan obvio para los académicos. Tienen muchísimas dificultades para adaptarse a esa situación. Hay nichos que determindades instituciones deben explotar.

Hay comundiades que, como usted señala, están acostumbradas al paternalismo del que usted habla. También nosotros a veces tenemos una actitud paternalismo. Me gusta que mis usuarios sean más proactivos. Me gustaría que señalar una estrategia viable para cambiar esa mentalidad.

Raimilla: Cambiar estas estructuras que están muy asentadas y monolíticas no es necesariamente simple. En el caso de México no es sólo el paternalismo de los gobiernos, sino que hay otras situaciones que no contribuyen a ello. A nosotros nos funcionó usando el ejemplo de cómo usted consigue un novio o una novia y se casa. Uno no se sienta a esperar que esto ocurra. Algo hay que hacer para conseguirlo. Los gobiernos, durante años, le ha dicho insistentemente a las comundides, yo lo hago por ti. La explicación del matrimonio es extrapolable a nuestra vida diaria, al trabajo comunitario… Lo importante es siempre combatir el paternalismo fortaleciendo el papel de estas comundiades. Elaborad una lista de las cosas que esas comunidades donde trabajáis hacen bien y fortaleced esas capacidades. Concentrarse en trabajar con la gente que está más dispuesta a trabajar con vosotros: los jóvenes, las mujeres. Se obtienen más resultados invirtiendo un dólar en una mujer que en un hombre.